Reducir la factura de la calefacción

Con las bajadas de las temperaturas es necesario revisar y preparar nuestras instalaciones de gas natural y equipos de calefacción para que funcionen correctamente cuando llegue el frío intenso. Según el X Índice de Eficiencia Energética en el Hogar, elaborado por la Fundación Gas Natural Fenosa, con una buena preparación y mantenimiento, los hogares españoles podríamos llegarnos a ahorrar hasta el 25,5% de nuestra factura en calefacción, o lo que es lo mismo, hasta 1.190 millones de euros al año.

Nuestra calefacción y nuestras instalaciones domésticas de gas natural deben pasar una inspección periódica obligatoria cada cinco años, según la legislación vigente. Además, cada año, los usuarios debemos realizar también un mantenimiento de la caldera. Estos controles nos permitirán, por un lado, un mayor aprovechamiento de la energía, cosa que nos supondrá un ahorro energético y por lo tanto una reducción en la factura, y por otro, garantizarán una mayor seguridad para las personas y las instalaciones, prolongando también la vida útil de los aparatos.

Trucos

    • Purga los radiadores una vez al año, más o menos antes de comenzar cada temporada de invierno. Esto ayudará a reducir en aire acumulado en los mismos, que dificulta la transmisión del calor del agua caliente al exterior.
    • Cierra las llaves de los radiadores de los cuartos que no se utilicen habitualmente, manteniendo la puerta cerrada.
    • Las rejillas de ventilación deben estar en perfectas condiciones, sin obstrucciones. El tubo de salida de los gases es fundamental para el buen funcionamiento de los aparatos.
  • Asegúrate de tener instalado un dispositivo que impida el funcionamiento simultáneo de la campana extractora y la caldera de gas natural, en el caso de que ambas estén instaladas en el mismo recinto.
  • En invierno, para airear la vivienda, es suficiente abrir las ventanas durante 10 minutos. Si dejas las ventanas entornadas el calor sale constantemente de tu vivienda sin notar una diferencia en la calidad del aire interior.
  • Regula la temperatura de tu hogar entre 19 y 21 grados centígrados y en las habitaciones entre 16 y 18º. Ten en cuenta que por cada grado que elevemos el consumo de calefacción aumenta en un 7%.

Estos consejos nos podrán servir para ahorrar energía y aumentar la seguridad de nuestras instalaciones pero más allá de ellos, es importante que recordemos lo siguiente: es esencial que hagamos un mantenimiento de nuestras calderas y equipos de calefacción. Y para conseguirlo,  estas revisiones, como la de la caldera o la purga de radiadores, así como cualquier modificación de las instalaciones de gas natural siempre deben ser realizadas por técnicos profesionales.

Fuente: Elmundo.es